sábado, 28 de noviembre de 2015

Educar para ser felices

“Si educáramos a los niños a ser felices con lo que son o tienen (Solteros, gays, ateos, artistas, etc.) en lugar de endilgarles caminos prestablecidos para lograr la felicidad (matrimonio, hijos, posesiones, religión, etc.) habría menos sufrimiento y violencia en el mundo” - Hebert Gutiérrez Morales.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Tu Vida

“Tu vida está llena o vacía no en función de la persona que tienes a lado, sino de la que tienes en tu interior” - Hebert Gutiérrez Morales.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Cantona y el segundo intento de Barranca Grande

            En 2014 simplemente no logré cazar mis fechas con las expediciones, así que sólo fui a hacer Pescados y Antigua en Jalcomulco (a donde he prometido regresar cada año restante de mi vida). Este 2015 tenía el propósito de regresar a Barranca Grande sin importar qué tuviera que sacrificar (que fue un partido de mis Delfines que, al final, perdieron).
Los protagonistas de esta historia

            Algunas cosas fueron diferentes, otras fueron mejores y otras peores. Inicialmente no tenía la intención de escribir esto pero, con el paso de los días (conforme menos me dolía el muslo), me fui dando cuenta que valía la pena redactarlo, tal vez no será tan intenso como la primera entrega, pero hubo cosas que fueron muy enriquecedoras.

Lealtades familiares

            En todas mis vacaciones infantiles me llevaban a Veracruz, salíamos del DF en la madrugada y casi anocheciendo llegábamos al puerto ¿Por qué tantas horas? En primer lugar los caminos no son lo que ahora y, aunque así hubiese sido, siempre nos íbamos puebleando: comprábamos queso en La Joya, Pan en Perote, Carnitas en El Seco, Gusanos de maguey en el camino, miel en no sé qué pueblo, Gorditas en Rinconada y parábamos por unas cascadas muy bonitas que me parece estaban cerca de Cardel.
El clima del Sábado empezó con algunas nubes

Está comprobado que la educación de un niño se compone del 80 ó 90% de lo que ve y el restante de lo que dicen. Esa costumbre familiar de ir puebleando se me quedó tatuada, sobre todo cuando voy por esos caminos que recorría en mi infancia.

Así que efectivamente comimos tortas de carnes frías en Perote, compramos Café en Coatepec, Miel en Xico y algunos chunches en el propio Jalcomulco, y de regreso pasamos por unos ricos quesos en la Joya. Pero la primera parada del viaje fue un lugar totalmente desconocido para mí y que ya tenía algunos años que quería conocer.

Cantona
           
            Cantona es una zona arqueológica sin igual, totalmente distinta a lo que uno está acostumbrado a ver en México. ¿Hay pirámides? Sí, las hay, pero no son las únicas estrellas del lugar.
Han tratado de respetar los árboles por lo valiosos que son

            Era una población comercial muy importante entre los siglos VI y X, de hecho llego a ser la cuarta ciudad más poblada de su época con 100000 habitantes. Era el punto intermedio para el comercio de la zona, principalmente entre el Tajín y Teotihuacán.

            El terreno no era muy uniforme, así que tampoco se prestaba para obras más típicas de otras culturas, con impresionantes pirámides. Este lugar está estructurado como una especie de “pueblo en cascada”, en cuyas bases vivía la clase baja y, conforme iban subiendo, también se incrementaba la categoría de los habitantes. Pero las viviendas “pobres” eran bastante imponentes, teniendo amplios patios en donde vivían hasta 12 personas, pero no hacinados como hoy en día, sino con suficiente espacio y dignidad.

            Sus calles no son amplias y rectas como en otras zonas arqueológicas, sino pequeñas y sinuosas, más del estilo europeo, eso también le da un toque diferente a este lugar, porque es una especie de laberinto. De hecho muchas edificaciones son diferentes: como escalonadas. En el status quo del mexicano, tan acostumbrados a las ruinas prehispánicas, sabes que estás viendo algo mexicano pero, al mismo tiempo, es diferente.
La zona de Cantona es extensa

            Es muy poco lo que se ha descubierto de la zona (los apoyos gubernamentales son escasos), de hecho se calcula que es máximo un 10% de todo lo que es Cantona, así que aún  no ha sido relacionado con ninguna de las grandes culturas (Azteca, Maya, Olmeca, Tolteca, etc.) aunque curiosamente sí veneraban a Dioses similares (como Huehuetéotl,  Tláloc o Tonantzin).

Me dio mucha gracia ver que Cantona significa “Casa del Sol” ya que “Cantón” significa “Casa”, y fue curioso porque desde pequeño he escuchado la palabra “Cantón” como sinónimo de casa, pero siempre creí que era una adaptación más del caló mexicano.

En Cantona se han descubierto 27 canchas del Juego del pelota (Se especulan que podrían ser hasta 50); en ningún otro sitio arqueológico de América se han encontrado tantas canchas, por lo que también se le ha catalogado como una especie de Ciudad Olímpica de la época. Además están distribuidas de manera muy curiosa, ya que cada Señor importante tenía una cancha frente a su pirámide.
Una de las canchas del Juego de pelota

Me gustó mucho que te puedes subir a varias pirámides (porque ya se está agarrando la costumbre de prohibirlo), y la vista desde las mismas es impresionante. Aunque el paisaje es árido tirándole a desértico, la verdad es que las postales son preciosas.

Si no hay el apoyo necesario para la investigación, menos lo hay para la señalización, lo bueno es que con Google Maps uno llega bien. También por la falta de recursos es triste que esta zona no sea tan promocionada cuando está muy bella, muy bien cuidada y con una distribución impresionante e interesante. Al final eso fue fortuna nuestra ya que, al no haber gente, teníamos todo el lugar para nosotros solitosJ.
Cantona es imponente

No será tan espectacular como un Teotihuacán, Palenque o Chichen Itzá, pero vale la pena visitar Cantona, porque es algo diferente en Ruinas. Se encuentra a 90 minutos de Puebla (por Auto), la entrada es de $52 pesos (Estudiantes e Insen Gratis) y cuando no hay guías, los empleados del Inah te acompañan y te explican. Los domingos la entrada es libre.

Iniciando y cayendo
           
            Llegamos a Jalcomulco la noche del Viernes. El sábado nos llevaron tempranito al punto de inicio. Iba algo nervioso porque estaba estrenando mi cámara contra agua y no sabía cómo usarla, por fortuna alguien del grupo tenía una igual y me orientó.

            Platica de seguridad, equipo, remada, indicaciones, todo corría con normalidad, como buen ñoño siempre pongo atención por si se me olvida algo (aunque he escuchado lo mismo como una decena de veces). Y es que no importa si sólo eres remero o guía, si llevan 100 descensos en río o es tu primera vez, uno no está exento de caerse al río y, para corroborarlo, me caí en el primer rápido fuerte -_-u.

            Casi empezando la expedición, nos quedamos atorados en una roca y mientras cambiábamos de lado, no alcance a agarrar la cuerda ¡Y caí por debajo de la balsa! Aunque había mucha corriente, tuve la fortuna que había una zona calma más adelante, pero eso no impidió que tragara una buena cantidad de agua (lo bueno que el río está limpio). Adicionalmente me di un buen fregadazo en el muslo con una piedra, que me dolió una semana pero nada que pasara a mayores.

Por fortuna José es un Kayakista muy hábil (no cabe duda que es hermano del buen Gaby que fue nuestro kayakista hace dos años) y estaba atento, así que me salvó en unos cinco segundos (aunque se me hizo una eternidad).

Me alegro de haber sido el único que se cayó en la expedición, y lo digo porque puede ser impactante si es tu primera vez, te asustas mucho, al grado de querer abandonar (como le pasó a uno de mis acompañantes en Jalcomulco hace unos años). Con el paso de las caídas he aprendido a mantenerme en calma (tanto como se puede), porque mientras sigas las indicaciones de los guías, el Río es noble y te dejará salir.

Uno de los Rápidos que tuvimos que caminar
Me sentía bien pero conforme íbamos avanzando me asusté un poco: y es que el río tenía MUCHA agua. Tal vez sea la impresión de la caída que me nubló la razón, pero no recordaba que hubiera tanta al inicio. Me fui tranquilizando conforme avanzábamos en los Rápidos y poco a poco retome la confianza, pero eso sí ¡Nunca deje de remar!

De hecho Paco y yo teníamos complejo de remeros vikingos por lo que Nico, nuestro guía, nos decía “No le remen tan fuerte, que se van a cansar”, pero nuestro lado salvaje podía más y seguíamos remando como si la vida se nos fuera en ello (hell yeah!)

Días después, cuando le compartí esta vivencia a Juan, mi maestro de Jazz, me dijo “Es que me parece curioso que te guste hacer eso, ya que no te me haces del estilo para esas actividades (Rafting, Rappel, salto de cascadas, etc.)”. Viendo el miedo que sentí en ese breve momento es factible que tuviera razón.

Empecé en esto por mera coincidencia, después le agarraré el gusto y llegó el punto en que tomé estas actividades para superar miedos o tal vez lo hago para sentirme vivo. Hace años era cierta la afirmación de mi maestro de baile pero ahora la expresión correcta sería “Yo no ERA del estilo de estas actividades”, tal vez aún no lo sea, pero cada vez estoy más cerca de serlo.
Momento ameno a la hora de la comida

Comida a medio río

            Durante todo el viaje hubo una constante: la comida rica. Seguramente el resto de nuestros alimentos fueron más abundantes, diversos y elaborados pero, sin duda, lo que más disfrute fueron las tortas de jamón a la orilla del río el día Sábado.

            No cabe duda que el mejor condimento es el hambre, porque las tortas eran relativamente sencillas de preparar pero, con la voracidad que teníamos tras algunas horas remando, nos supieron a gloria.

            Además fue un momento muy agradable, después de tanta adrenalina: platicar y comer en un lugar tan calmado, y alejado de la ciudad, es toda una delicia.
Buenos Rápidos, indos paisajes

La noche triste en Las Juntas :’-(

Llegamos temprano al campamento de Las Juntas (4pm), y es que el Río tenía tanta agua que llevamos buen ritmo. Hace dos años, en ese mismo lugar, llegué con Tío Memo y el grupo de triatletas; al subir al campamento, recordé aquel grupo y me dije “Ahora sí vamos a terminarlo”. Así que silentemente les dedique este logro que iba a alcanzar. Sin embargo, la naturaleza tampoco quería que este año lo terminara conforme a lo planeado.

Al igual que en el 2013, empezó a llover en la noche, y el nivel del río empezó a subir. Estábamos cenando y fue increíble lo que el cauce subió en cuestión de minutos.

Tenía el recuerdo presente y sabía lo que aquello significaba, pero no decía nada, como si mi silencio fuera a cambiar en algo las cosas, como si fuese el único que supiera lo que había que hacer y al callármelo nadie se iba a enterar. Pero Chevy y el grupo de Aventuras Sin Límite tienen muy claras las prioridades: la seguridad antes que la diversión.
Bastante agua en un lindo Río

No hicimos el tramo de Pescados en Domingo :’-(

Regresando a Jalcomulco

            Me la pase frustrado en el camino de vuelta a Jalco. Aunque nos iban a reponer con la sección “Antigua” el trayecto faltante de “Pescados”, estaba enojado, triste y, ¿por qué no admitirlo? Chípil. Internamente ya no quería remar, ya sólo quería que nos llevaran al campamento, bañarnos e irme a casa “No puede ser, ¡otra vez lo mismo!” Mi enojo retroactivo fue mayor ya que los siguientes seis días el Sol estuvo rebosante “¡Pinche Tláloc! ¿No te pudiste esperar un día? (¡Puto! ¬_¬U)”

Era tal mi molestia que no me hice consciente del esfuerzo que estaban haciendo los de Aventuras Sin Límites para complacernos, sustituyendo el trayecto faltante con un Río Antigua que, con la cantidad de agua que había, se puso en verdad divertido.
Barranca Grande ofrece paisajes lindos con rápidos intensos

            Pero mi enojo era mayor porque hace dos años por lo menos lo intentamos.

            Creo que aquella vez Tío Memo se aventó a llevarnos con el río crecido porque éramos un grupo muy atlético y valía la pena intentarlo porque remábamos muy bien y al parejo; aun así el río nos dio una lección la cual ya detalle el escrito pasado sobre Barranca Grande. Ciertamente Paco y yo estábamos remando muy bien, pero al ver a las otras dos balsas, entendí por qué Chevy no lo intentó, ya que no la hubiéramos librado con esa forma de remar tan suave.

            Con el paso de los ríos me he dado cuenta que el Guía podría llevar la balsa sin problemas el 90% del tiempo, pero cuando el cauce está tan crecido, sí necesita que la gente reme con fuerza para librar las olas tan brutales.
Ante todo hay que sonreír a la cámara

            El camino nos tomó un par de horas, así que mi enojo empezó a bajar y me distraje al ver los pueblitos por los que pasábamos. Es curioso cómo, a un nivel, los pueblos de México se parecen pero, al mismo tiempo, tienen la personalidad de cada entidad a la que pertenecen.

            Tal vez por el humor que llevaba, tal vez por el clima nublado o por algún otro motivo, pero de pronto vi la esencia de mi país en esa gente y en esas casas, negocios y calles. Y es que vi un México tan mágico como corriente, tan excepcional como absurdo, tan generoso como tan gandaya, tan malicioso como inocente. Por alguna razón pude ver todo lo bueno y malo de mi país en ese trayecto, concluyendo que seguramente hay muchos lugares mejores para vivir, pero casi ninguno ha de ser tan entretenido como nuestro país tan sui géneris.
Estaban buenos los Rápidos

            Esa conclusión me calmó y, de alguna manera, me puso de mejor humor, así que ya hice el tramo de Antigua con mejor ánimo y lo disfrute horrores.


            Siempre le fui fiel a Raft México cada vez que fui a Jalcomulco y al Amacuzac, ni siquiera checaba otras opciones porque sabía que con ellos siempre iba a tener lo mejor de lo mejor en servicio, atención, comida, seguridad, información, etc.

            A mediados de Septiembre me enteré, con mucha tristeza, que Raft México cerraba operaciones. Aunque ya era algo que se veía venir (por mis platicas con el Staff de Veracruz y Morelos), no dejó de ser un golpe duro.
Hell Yeah! En el Río Antigua

            Así que me puse a investigar con quién podría hacer Barranca Grande este año. La ventaja es que todos se conocen en este mundo del Ecoturismo, así que averigüe con algunos de mis contactos y me dieron un par de opciones, hable a ambas y opté por Aventuras Sin Límites, una empresa 100% de Jalcomulco. La verdad fue muy buena elección, ya que fueron diversas ocasiones en las que me dieron muestras de su compromiso con nuestra diversión, satisfacción y seguridad.

            Por ejemplo, para el Rafting me dieron un casco que ya tenía una base adaptada para mi GoPro, incluso Chevy me dio una de sus agujetas para “máxima seguridad” y, aunque suene a chiste, ¡la agujeta salvó mi cámara! (¡Gracias Chevy!)

            En el campamento de Las Juntas me dieron una pomada para el golpe en mi pierna, incluso me ofrecieron una venda (ambas nuevas) y, si lo requería, asistencia.
            
Uno niños saludándonos
            A la hora de la comida, nunca nos limitaron, siempre nos daban más, sin importar que ya hubiésemos comido como cerdos. Además de que, como ya mencioné, cada alimento que degustamos resultó tan delicioso como abundante.

            Pero el detalle estrella, y que me di cuenta en cuanto se me bajó la frustración, fue que nos dieran el Río Antigua en lugar del malogrado Pescados. ¿Por qué? El trayecto ya no se pudo hacer por el clima, lo cual no es responsabilidad de la empresa y fácilmente pudieron haber dicho “Muchachos, hasta aquí llegamos, gracias por venir, se suspende el resto de la excursión”.

            ¡Pero no! Incurrieron en un gasto mayor al ir por nosotros, llevarnos a Jalcomulco de regreso, hacer el Río Antigua y llevarnos nuevamente al Hostal. Ésa es voluntad de querer satisfacer al cliente. Esa logística adicional les mermó las ganancias pero, a pesar de ello, querían complacernos aunque no era su obligación. Con ese detalle me acabaron de conquistar :’-)
Una divertida aventura

¡Gracias por todo equipo de Aventuras Sin Límite! El otro año nos volveremos a ver.

Breve Epílogo

            Ya tengo algunas ideas para el otro año porque, aunque me frustré en su momento, voy a regresar a Barranca Grande una tercera vez ¡Y lo voy a acabar! Aunque tal vez tenga que hacer una parada antes en Cantona y pedirle a Tláloc que me eche la mano. ;-)
           

            Hebert Gutiérrez Morales.

viernes, 13 de noviembre de 2015

El acto más grande de amor

“A veces, el acto de amor más grande que uno puede tener con sus hijos es no tenerlos” – Hebert Gutiérrez Morales.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Los Beatles no fueron la mejor banda de la historia

            Este no va a ser un escrito complaciente, de hecho voy a hacer enojar a muchos pero ¿saben qué? ¡Me vale! Así que pueden berrear y mentar las madres que quieran, porque no me voy a censurar para darles gusto. Voy a escribir lo que pienso sin tapujos.

            Como siempre, es un ensayo a título personal, no tengo la verdad universal ni me interesa tenerla, no soy crítico de música y esto no es un medio de comunicación respetado y afamado (es un simple blog personal). Sólo quiero expresar algo que me resulta muy evidente y que la programación social tan abrumante no te permite expresar porque eres tachado de loco o idiota.

            Para muchos la banda musical más grande la historia han sido los Beatles. Personalmente encuentro dicha afirmación (desmedidamente) exagerada. Obvio hay canciones de ellos que me gustan como “Here comes the Sun”, “Hello Good bye”, “Come Together”, “Life goes on”, “Yesterday”, “You’ve got to hide your love away”, “The Fool on the Hill”, “Let it be” entre otras, sobre todo por el sentimiento con el cual son interpretadas. Pero también tienen mucha basura que es idolatrada como “Can’t buy me love”, “All you need is love”, “Get Back”, “Across the Universe”, “Revolution” o “Penny Lane” que son consideradas obras de arte cuando no lo son. No son una banda estándar, pero tampoco son la mejor de todos los tiempos.

            De esa misma época encuentro más auténticos y con más “punch” (por no decir “huevos”) a los Rolling Stones, además sus canciones tenían más esencia. Debo admitir que mi papá Antonio nos ponía mucha música de ellos, así que al criarme con canciones como “Paint in Black”, “Sympathy for the Devil”, “Under the Boardwalk”, “Lady Jane”, “Let’s spend the night together”, “Ruby Tuesday”, “She’s a Rainbow”, “Wild Horses”, “Angie” y la maravilla de “Out of Tears” (ésta ya en mi adolescencia) es difícil no decantarme por los Stones. Obvio también tienen cosas detestables como “Start me up”, “Satisfaction” o “Anybody seen my Baby?” (igual ya en mi adolescencia), pero no hay grupos que se salven de malos momentos. Pero ya me desvié del tema, volvamos al punto.

            Si nos adentramos a las características de su época, al ser más inocente el público, era más fácil convencerlos y encantarlos, había menos bandas que ahora pero con mucha más calidad que las actuales; incluso la música comercial de aquel entonces era muy superior a la actual: The Mamas and the Papas, The Turtles, The Carpenters o los Beach Boys, entre otros. Lo malo es que, hoy en día, tenemos tantas opciones, tantos estilos y, sobre todo, tanta necesidad de sobresalir, que el mercado está saturado con mucha mierda pseudomusical por lo que cada vez es más fácil sostener que los Beatles fueron la mejor banda de todos los tiempos.
Como Gaga, Bieber o Cyrus.

            Por ello se ve más lejana la posibilidad de vivir nuevamente un fenómeno tan brutal mundialmente como el de los Beatles. Obvio hay basura musical tipo Lady Gaga, Justin Bieber o Miley Cyrus que gozan de mucha fama, pero esas opciones plásticas desaparecerán eventualmente y en unos años nadie se acordará de ellos o sólo gozarán con una fracción de su popularidad, así como le pasó a Britney Spears.

            Volviendo con los Rolling Stones, para mí son más importantes y, musicalmente, superiores a los Beatles, porque siguen vigentes en su carrera. Las burlas son obligadas porque ya casi cantan en sillas de ruedas, pero lo siguen haciendo de manera profesional.

            ¿Por qué mencionó esto? Mucha de la popularidad, fama o estrellato de algunos artistas o agrupaciones, se basa en que se separaron, desaparecieron o murieron antes de tener la oportunidad de que se desvaneciera su popularidad. Y estoy hablando de vacas sagradas como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison, entre otros. Si no hubieran muerto jóvenes, es factible que algunos siguieran vigentes pero también es probable que algunos se hubieran perdido en el olvido (Hendrix no lo creo). Sin duda no tendrían la popularidad que siguen gozando y el estatus de leyendas de la música que se les asignó por el hecho de “no haber explotado todo su potencial” (¡No mamen!).
Nirvana

            Pero para que no digan que sólo me meto con la música de mi papá, vamos al ejemplo más claro e icónico de mi generación: Kurt Cobain. Fui gran fan de Nirvana, aún hago headbanging cuando escucho sus canciones y me emocionó cual chamaco. Pero eso no nubla mi visión para afirmar que la fama de su vocalista se debe a que se suicidó, y eso también benefició el status de la banda como histórica. Y yo lo viví, nadie me lo puede contar.

            Básicamente Nirvana tuvo dos discos excelentes: “Nevermind” y “MTV Unplugged”. El declive vino con “In Utero” que, para mi gusto, es también un muy buen disco (no al nivel de los otros dos), pero que a duras penas llegaba a las cien mil copias vendidas. La popularidad de la banda iba cayendo, y estaban condenados a ser una especie de “One Disc Wonder” pero vino el supuesto suicidio de Kurt y eso les salvó la fama (y las cuentas bancarias) para siempre.
Kurt

            Sin ese suicidio estoy seguro que nadie se acordaría de Nirvana, ni serían tan populares los Foo Fighters y seguramente Courtney Love sería una mujerzuela barata que ya hubiera muerto de una sobredosis (que no dudo que ya haya estado cerca en algunas ocasiones). Lo irónico del asunto es que Cobain sería más feliz, sentado en su casa y viviendo tranquilamente porque, siempre lo dijo, no le agradaba la fama y toda la falsedad que conlleva. Y es por eso mismo que muchos dicen que su muerte fue un montaje y ojalá sea así, para que el buen Kurt tenga su existencia tranquila a pesar de ser popular.

            Pero teorías de conspiración aparte, el suicidio de Cobain le trajo fama y fortuna ilimitadas a muchas personas o firmas (Geffen Records, Dave Grohl, Courtney Love, Foo Fighters y hasta la carrera política de Kris Novoselic), y pasó de ser una agrupación que hubiera sido olvidada a, citando a Wikipedia, “Una de las bandas más importantes e influyentes de la era moderna” (es notorio cómo cambia la historia por una simple bala).
Kurt y Ronald

            Nadie menciona que iban en declive, que se estaban autodestruyendo, sus bajas ventas y la relación tortuosa que tenían Cobain y Love. De hecho, esa misma pareja ahora hasta es considerada una de las icónicas e ideales de la historia de la farándula (increíble hasta donde llega la estupidez humana y lo fácil que se les manipula).

            La muerte es un método ideal para que se te magnifique y se olviden tus pecados cuando eres alguien común y corriente; ahora imaginen el efecto exponencial que se tiene con alguien famoso. Otro ejemplo en el cual no voy a ahondar mucho es Tupac Shakur, el cual es considerado un referente para el Hip Hop actual (en mis tiempos se conocía como Rap) ¿y todo por qué? Porque fue asesinado.

            El “buen” Tupac era un maleante al igual que muchos artistas del género (y no porque fuese negro, aclaro) y tenía el mismo nivel de talento que cualquier contemporáneo suyo pero, al ser asesinado, de inmediato pasó al estatus de leyenda cuando la realidad nos dice que era igual de bueno (o malo, según sus gustos musicales) que el resto de su generación.
Lennon dándole un autógrafo a su asesino

            Esto me trae de vuelta a los Beatles, para meterme con la máxima de sus vacas sagradas: John Lennon. Si a la banda no la considero la más grande, obviamente opino lo mismo de sus integrantes.

            Sí, sí. “Imagine” es el himno de amor y paz, un mensaje que todos deberíamos seguir para ser mejores seres humanos. “Woman” es otro himno que recalca la importancia de las féminas en nuestra vida. No niego las buenas intenciones del Sr. Lennon, también debió tener su dosis de talento pero nada excepcional.

Aunque en algo estoy de acuerdo con los fans acérrimos de los Beatles: Yoko Ono le vino a dar en la madre a la banda y al Sr. Lennon o, según la perspectiva, es la que (al tomar el papel de villana), ayudó a asegurar su inmortalidad. Y es que así funciona la humanidad: requiere un(a) villano(a) al cual temer/odiar, para que en automático la parte “perjudicada” sea aceptada de manera automática y sin cuestionar.
E Che y Lennon

            Siendo honestos, a Lennon no le iba a durar mucho su mensaje hippie de amor y paz, ciertamente el lastre de Yoko le estaba desgastando la imagen y la popularidad. De no haber sido asesinado por Chapman, no digo que hubiera sido un desconocido (ya traía su “inmortalidad” asegurada por la popularidad de los Beatles desintegrados), pero sí creo que su nombre no sería tan importante, sería como Ringo Starr, que es conocido pero no goza de la popularidad de McCartney (por ejemplo), y no porque el talento de Lennon sea menos que el de McCartney, simplemente porque los tipos bonachones que pregonan amor y paz todo el tiempo acaban por cansar, sin importar que sean famosos o desconocidos.

Una época más sana e inocente
            Admiro a Lennon por dejar la vida cómoda del éxito comercial y cambiarla por el activismo, además de experimentar con su música pero, sólo basándome en popularidad, además de “Woman” e “Imagine” ¿Qué otra canción de solista tiene el mismo impacto en el inconsciente colectivo que el que tuvo con Beatles? La respuesta la saben, así que tampoco es que Lennon estuviera destinado a grandes ventas, aunque estoy seguro que no le importaba tanto y eso habla de su calidad humana, pero como estamos hablando de la calidad musical pues tenemos que decir las cosas como fueron: después de los Beatles, Lennon sólo tuvo chispazos. Yoko le vino a dar en la madre a su carrera musical; igual y lo hizo feliz personalmente pero, recalco, estamos hablando sólo de música.

            Decía antes que a los Beatles se les facilitó el éxito y la etiqueta de leyendas gracias a que impactaron en una época más sana e inocente, lo cual cada vez se vuelve más difícil en este mundo que incesantemente se torna más perverso y cínico. Vamos otra vez a una época que sí me tocó vivir: los 80’s, justo con el referente musical de dicha década, el prolífico Michael Jackson (al cual ya le dediqué todo un escrito en su momento).

            Michael tuvo una carrera larga y exitosa desde la niñez, tanto a nivel grupal como  solista (sobre todo a nivel solitario), de hecho, de no ser por sus escándalos de pedofilia (ciertos o no dañaron su imagen) hoy en día seguiría siendo un referente mundial, posiblemente el artista más importante de la historia, pero no fue así (los “hubiera” no existen).

La última etapa exitosa de Jackson
            ¿Cómo solucionar la carrera en declive de MJ? ¿Cómo convertir sus deudas en un negocio redituable? ¡Fácil! ¡Me muero! Gracias a que “se murió” (y lo entrecomillo porque ya no sabes en este mundo qué es cierto y qué no con tanta perversa manipulación en la información), no sólo revirtió la mala fama y las deudas, incluso recuperó su imperio y volvió a ser de los artistas más redituables a nivel mundial.

            ¿A qué se debe este fenómeno? Gente estúpida que es fácilmente manipulable que, al enterarse de su muerte, vuelven a ponerlo de moda y “de pronto” todo por lo cual lo juzgaron se olvida y vuelven a “amarlo” sin mayor explicación. Muchos seguramente ni habían escuchado su música, pero para “pertenecer” a la borregada, entraron en la dinámica sin cuestionar (típico de la humanidad).

            Justamente eso pasa con los Beatles, muchos sólo repiten que son maravillosos y que son la mejor banda de todos los tiempos sin siquiera haberlos escuchado. Lo que conozco de ellos, que es lo más popular, no me parece excepcional o maravilloso. Encuentro más esencia en un Led Zeppelin, Génesis o Pink Floyd, bandas surgidas en los 60’s pero que explotaron en los 70’s porque siguieron con su evolución, algo que no pasó por completo con los Beatles que, de haberse mantenido juntos, posiblemente hubieran desarrollado algo más auténtico (como las bandas antes mencionadas) en lugar de quedarse en donde se quedaron.

De ahí viene mucha de la idolatría por los Beatles, ya que “pudieron” ser la banda más grande de la historia si hubieran seguido juntos pero (nuevamente) los “hubiera” no existen por eso, para mí, los Beatles fueron un producto muy exitoso (como pocos) pero que no terminó de desarrollar: la idea era buena pero quedó inconclusa.
Para algunos es más fácil conseguir la fama

            Soy fan de U2 y seguramente no soy objetivo al decir que son una banda más importante y talentosa que los Beatles (obvio comulgo más con la música de la agrupación irlandesa que la de Liverpool). U2 se ha mantenido vigente por más de tres décadas, con altas con bajas, con discos excepcionales y con otros basura, pero siguen tocando, se atreven a experimentar y a recuperarse. No ha sido necesario que alguien muera o se separen para perpetuar una idea de su calidad, mejor la viven y se brindan. Es verdad que cada vez son más los discos de la chingada y menos frecuentes los buenos, pero esos pocos buenos bastan y sobran para que olvidemos los malos y crezca el aprecio que le tenemos sus fanáticos a la Banda Irlandesa.

            Si quitamos géneros, no pondría a los Beatles en el Top Ten de todos los tiempos, tal vez ni siquiera en el Top 20. Muchos dirán “¿Cómo te atreves a afirmar semejante blasfemia/pendejada?” ¡Porque alguien tiene que decirlo! Por lo menos yo tengo que decirlo: No vibro con sus canciones, es exagerado el nivel de popularidad que han gozado, su música no amerita tanta idolatría. Es ilógico sean considerados en un escalón tan alto cuando su música (aunque buena) no era excepcional.
          
            Ciertamente las cosas eran más simples hace cinco décadas, como la música de los Beatles, por ello la gente quedaba tan encantada con la misma. Lo triste es que hoy en día la música es igual de boba (o peor) que la del grupo británico, cuyas obras tenían su nivel de bobería pero porque ellos eran bobos y no lo ocultaban (tal vez la mayoría de la humanidad ya era boba desde entonces).

La música de ahora es basura por diseño: canciones cortas que repiten la misma estrofa hasta el cansancio, con un ritmo pegajoso, sin mayor complicación o complejidad y que se basan en un vídeo bastante provocativo y/o atractivo para clavarse en el inconsciente de su público (generalmente adolescentes impresionables y manipulables). Así que la gente consume esa basura pegajosa porque les “encanta” ya que los medios les dicen que eso es lo que deben gustarles. En realidad esa música está tan vacía como su público, tan hueca (tanto el emisor como el receptor) que ambos se creen la ilusión de que hay algo en esa “música” desechable.

            Algo empezó a perderse al avanzar las décadas: la necesidad de ser épico. “Comfortably Numb” de Pink Floyd es el ejemplo perfecto de lo que antes se disfrutaba, tan sólo escuchar el solo de guitarra principal es una cosa que te llega al tuétano, sin limitaciones de tiempo o comerciales, es una mera expresión artística que dura lo que debe durar y por eso es real, es natural es, como lo dije, auténticamente épica.

            En la escena artística actual ya no está esa necesidad de trascender, ahora la necesidad es vender ¡y rápido! La gente ya no tiene la paciencia para degustar una canción de 10 minutos, les parece aburrida y pierden el hilo, ya no tienen esa capacidad de disfrutar una obra de arte musical, ahora quieren algo pegajoso, espectacular y corto, en que no tengan que invertir mucho de su tiempo y/o atención.

            Lo triste es que ya no se hacen cosas así. Ahora tienen un éxito de un par de meses y empiezan a malbaratar el término y empiezan a llamarlo épico ¡No! ¡No mamen! “Comfortably Numb” o “Wish you were here” ésas sí son expresiones musicales épicas, no las mamadas que ahora se escuchan. Y ésa es una gran deuda que tengo conmigo porque las pocas canciones que he escuchado de Pink Floyd son una chingonería (efecto que nunca he experimentado con The Beatles). Ahora estoy enfocado en conocer la música del pasado para encontrar joyas musicales, piezas de calidad porque el presente en verdad ofrece escasas opciones valiosas, por lo menos que yo considere que valen la pena.

No me juzguen, hasta Lennon avala mi postura ;-)
            Dentro de mis gustos musicales encuentro bastantes artistas que son superiores a los Beatles: Keane, Pink Floyd, Rolling Stones, U2, Led Zeppelin, Génesis, Sting, Annie Lennox, The Cure, la alineación original de Gun’s n’ Roses, Fernando Delgadillo, Elton John, Adele, Queen, Snow Patrol, Stone Temple Pilots, Pearl Jam, Soundgarden, Suzanne Vega, Joe Cocker, Tears for Fears, incluso una artista pop de la actualidad como Taylor Swift o hasta los borrachines de Oasis, TODOS y cada uno de ellos son, en mi entender, muy superiores a los Beatles.

            Pero como los Beatles son intocables por decreto y nadie está autorizado a cuestionarlos o atacarlos, sé que mi escrito será descalificado, pero no me importa. Ya he dicho lo que sentía y seguramente habrá por ahí alguien más que comulgue con mis ideas, y no quiere decir que estemos bien o mal, solamente es ejercer el derecho que tenemos de expresar lo que nos gusta o no, a pesar de la “Verdad inmaculada e incuestionable” que nos dice que la Banda de Liverpool era lo máximo.

            Por esas verdades “irrefutables e incuestionables” el mundo está como está. ¬_¬

            Hebert Gutiérrez Morales.

Verdades a medias

“Así como callarse una verdad es como decir una mentira, una verdad a medias está más cerca de ser una mentira que la verdad que pretendía ser” – Hebert Gutiérrez Morales.