viernes, 25 de abril de 2014

¿Por qué despertar?

"Si anhelamos vivir en nuestros sueños y morir durmiendo ¿Por qué demonios tenemos que despertar? ¿Por qué no dormir para siempre?" - Hebert Gutiérrez Morales.

domingo, 20 de abril de 2014

Expresiones Artísticas Berlinesas (Parte uno: mis favoritas)

Karl F. Schinkel "Catedral Gótica en el Agua"
            Cronológicamente debería escribir sobre mi viaje a Las Vegas pero, por alguna (no tan) extraña razón, estoy (muy) atrasado en mis escritos, por lo que necesito más tiempo para sacar algo relativamente decente y no publicar por publicar. Aunque, a decir verdad, cinco escritos en ocho días no está nada mal ;-)

Ferdinand B. Waldmüller "En el día de todos los Santos"
            De igual manera necesito más días para escribir sobre la visita tan enriquecedora que tuve a Berlín, del cual van a salir un total de cinco ensayos (cuatro para este blog público y uno más para el clandestino). Sin embargo, el que más fácil tengo para redactar es el que tiene que ver con Arte, ya que sólo es cuestión de ver la imagen y recordar la razón por la cual fue significativa para mí.

            Estos escritos van a incluir arte clásico, callejero, de la vida real, museos y cualquier expresión artística que me haya resonado en la semana que estuve en Berlín. Tal vez se vea aburrido (y es factible que lo sea) pero, sin duda alguna, yo sí lo voy a disfrutar mucho (y créanme, no va a estar tan aburrido)

La imponente fachada de la Alte National Galerie
            Y, antes de continuar, quiero aclarar, no soy crítico de arte, es más, me cagan los críticos de arte. Esa gente mamerta que se cree mucho con sus comentarios “La luz refleja una gran sensibilidad por parte del artista, además captó toda la intención en los matices de la escena” ¡No mamen! Lo que yo les voy a compartir es lo que sentí, tratando de no ser tan rebuscado con el lenguaje aunque, con eso de que ya me estoy volviendo más mamón (y fresa) de lo que me gustaría reconocer, es factible que caiga en dichos comentarios “elegantes” (una disculpa de antemano ¬_¬U).

Alte National Galerie

Arnold Böcklin "La Isla de los Muertos"
            En total visite 10 museos en Berlín (me quedé corto de los 364 que tiene en total), pero sí me enfoque en la mayoría de los importantes. Aunque la visita al museo del Muro en Checkpoint Charlie me resultó ampliamente interesante, sin duda alguna, el museo que más disfrute fue el Alte National Galerie (o la Vieja Galeria Nacional).

            No les voy a mentir, nunca he sido un fanático de visitar galerías, contemplar cuadros y hacer comentarios mamones sobre la luz, la intención y la calidad de la obra, nop, definitivamente eso no es lo mío. Tal vez por eso no tenía ninguna expectativa con este Museo, de hecho no estaba en mi selección inicial pero, al comprar un ticket para toda la Isla de los Museos, pues fui para no desperdiciar la entrada, lo cual resultó en una excelente decisión.
 
Johann M. Von Rohden "Tívoli"
            Al inicio vi los clásicos autoretratos, cuadros sosos, los retratos de gente mamona de la época (reyes, duques, princesas, etc) y uno que otro paisaje sin gracia. Sin embargo, conforme iba avanzando en las salas, empecé a encontrar obras que resonaron en mi interior, pinturas que ya mostraban una personalidad diferente, verdaderas expresiones artísticas que me llenaron el ojo, me emocionaron, me sorprendieron, me sacaron una sonrisa o hasta una expresión de tristeza.

            Cuando ya no pude contenerme más, pregunte a los encargados si podía sacar fotos y, con una calidez que me sorprendió para ser alemanes, me dijeron: “Aber natürlich!” y ahí empecé a sacar el espíritu de turista japonés que habita en mí, sacando fotos a diestra y siniestra.
Mi amigo Conrad al momento de su escape

            Dice Robert Fisher que “Cuando aprendas a aceptar, en vez de esperar te llevaras menos decepciones”. Definitivamente no esperaba nada del Alte National Galerie y, sin duda alguna, es el museo que más he disfrutado en mi vida (hasta el momento de escribir este ensayo, claro está, porque le tengo fe a los de San Francisco y Nueva York).

Rennt Conrad, rennt!

            Berlín, 15 de Agosto de 1961, dos días después de que levantara oficialmente el Muro que dividiría a Alemania entre Oriental y Occidental (aunque al inicio sólo era un alambrado), se presentó la primera fuga de un oficial de la RDA (DDR en alemán) hacía  la RFA (BRD en alemán).
Cuadro de Checkpoint Charlie

            Conrad Schumann, 19 años, ante la angustia de ver cómo se le cerraban las puertas de la libertad y en un acto de valentía (o cobardía según el punto de vista) huyó hacia el lado “enemigo”, dando origen a una de las fotos icónicas en la historia del Muro de Berlín.

            Me sentí conmovido cuando vi esta imagen, no me imagino la fortaleza o debilidad que debió sentir mi amigo Conrad. ¿Acaso huyó por esperanza o por miedo? Sin importarle que fuese considerado como un traidor y desertor, puso su bienestar ante la lealtad, y lo admiré por ello. ¿Cuántas veces fastidiamos nuestra vida por lealtades nocivas? ¿Acaso nuestro bienestar no debería ser nuestro mayor compromiso?
Conrad inmortalizado en East Galerie

            Mi amigo Conrad se ahorcó en 1998 en un ataque de depresión. Uno pensaría que ser un ícono para tu país debería ser suficiente para llenar el ego de cualquiera, pero no sólo de ego vive el hombre. Me entristeció su muerte y la forma en que se la ocasionó. Conrad, tu huida inspiró (e inspirará) a muchos a lo largo de las décadas (por lo menos lo hizo conmigo).

            Es por eso que me compré la foto histórica de mi amigo Conrad, porque quiero tenerlo en casa para inspirarme con ese momento de valentía o estupidez que marcó a un país y a una época (prometo no ponerle veladoras ni flores).

Schinkel

            Dentro de la Alte National Galerie conocí la obra de Karl Friedrich Schinkel, un arquitecto y pintor alemán del siglo XIX. En realidad era Prusiano porque Alemania aún no existía como tal pero, para fines actuales, Prusia es parte de la actual Alemania, así que es alemán.
Karl F. Schinkel "Ciudad medieval en el Río"

            Las pinturas de Schinkel sin duda fueron mis favoritas. Este señor tenía una visión monumental de sus pinturas, resultando impresionantes y en más de una ocasión me sacó un “¡Wow!” por la grata sorpresa que me llevaba al ver sus imágenes.

            Voy a tratar de explicar algo inexplicable como lo son los sentimientos, pero las obras de Schinkel me despertaron algo de nostalgia, algo de tristeza, un anhelo por tiempos pasados que siempre rememoramos como mejores, pero no me refiero a mi pasado personal, me refiero al pasado de la humanidad, aquel que fue tan asqueroso como el presente y que a nadie de nosotros nos tocó vivir, pero que vemos con ojos románticos fantaseando que ahí sí había honor y lealtad.
Karl F. Schinkel "La Mañana"

            Por otro lado, las pinturas de Schinkel también reflejan majestuosidad, las escenas o edificaciones mostradas son tan abrumadoras que hasta debes tomar un par de pasitos para atrás y así saborear toda la intensidad de la obra.

            Son escenas tan naturales y, al mismo tiempo, tan elegantes que no puedes quedarte sin reacción ante ellas. El artista, sin duda alguna, gozaba de una sensibilidad increíble y, de hecho, hasta me compre una litografía de él para tenerla en casa, y tener en mi hogar un pedacito de todo eso que me regaló Schinkel, un artista que no conocía y que ahora se ha vuelto de mis favoritos.
Karl F. Schinkel "Vistazo a la prosperidad griega"

            Gracias por tu grandiosa obra querido amigo Karl Friedrich Schinkel :’-)

Berliner Dom

            Si me conocen o son lectores asiduos de este blog, sabrán que las Iglesias u otros templos religiosos no son mis edificaciones favoritas, por todo lo que representan (ya he escrito ampliamente del tema en ocasiones anteriores).
La impresionante Catedral Berlinesa

            Junto a Lust Garten (o jardín del placer), justo frente a la Isla de los Museos, encontramos una edificación imponente y que te deja con los ojos abiertos: el Berliner Dom (o Catedral de Berlín).

            A pesar de su aspecto de templo católico (que lo fue en algún tiempo), esta es una iglesia anglicana, por ello podemos ver imágenes de Matrin Lútero en las afueras de la misma.

            Rascándole un poco más a la historia, me surgió una sonrisa cuando ví que mi amigo Schinkel fue uno de los arquitectos de tan majestuosa obra.

            Cuando la magnificencia de una obra es tal que alcanza para superar tus prejuicios contra la religión, eso quiere decir que la obra en verdad es una fregonería.
Martín Lútero y sus "Compinches" ;-P

            Uno ve este templo y se queda con el ojo cuadrado, porque no solo es grande a lo bruto, sino que tiene una majestuosidad innegable. Por ejemplo, de lo poco que sé de arte, cuando veía un estilo “churrigueresco” que es el que priva en muchas iglesias de México, honestamente, me cansa y me agobia tanto adorno, es más, hasta de mal gusto me parece.

            El estilo (neoclásico) de esta Catedral resulta muy elegante pero sin caer en algo de mal gusto, es imponente pero no es exagerada, es impactante sin que te agobie. Le rindo mi homenaje a los creadores de tan maravillosa edificación, porque simplemente te deja sin habla.
Altes Museum

            Por cierto, Schinkel también diseñó el Altes Museum (o Museo viejo), el cual está al lado del Lustgarten, en paralelo al Berliner Dom. Muy bonita edificación también, pero queda opacada por la Catedral.

            Mauermuseum am Checkpoint Charlie

            El Museo del Muro en Checkpoint Charlie es una visita obligada cuando vayan a Berlín. Es un museo tan interesante que se te va el tiempo de manera inesperada.
Impresionante foto de la toma de Berlin

            Resulta cautivadora toda la cronología de la guerra fría, los orígenes de las dos Alemanias, el por qué construyeron el Muro, cómo los construyeron y todas las evidencias de los que intentaron cruzarlo (algunos con éxito otros se quedaron en el intento).

            El museo está lleno de material gráfico, audiovisual y artístico que te hace la experiencia más completa. Aunque toda esa historia la ví en la escuela, es hasta que estás en el lugar de los hechos, y empiezas a ver lo que implicó dicha separación, que comprendes el impacto cultural, social y humano que tuvo dicha delimitación.
Gisela Breitling "Alegoría a la ciudad dividida"

            Hay fotos históricas impactantes y también hay obras de artes inspiradas en el muro, la guerra fría y la separación de Alemania. Y eso es arte, el dar un mensaje sin necesidad de palabras, el transmitir un sentimiento a alguien con el cual no conviviste pero que, al ver tu obra, capta perfectamente tu sentir. Al ver muchas de los obras me sentí profundamente conmovido y empatice profundamente con el pueblo alemán.
           
            El Museo del muro en Checkpoint Charlie puede llegar a ser una visita algo cansada, por tanto que hay por leer, pero sin duda vale mucho la pena.
Matthias Koeppel "Celebraciones centenarias de Berlin"

            El retrato de un amor

            Una de mis pinturas favoritas en la Alte National Galarie fue un “simple retrato”: el artista Julius Hübner retrato a su mujer, llamada Pauline Charlotte Bendemann.

            ¿Por qué me llamó la atención un simple retrato? Para empezar ella tiene el pelo negro y, hasta donde recuerdo, casi no vi retratada personas con pelo negro en los pasillos del Museo (la mayoría eran rubios).
Julius Hübner "Retrato de su esposa"

            Por otro lado, la expresión de ella me encantó, mostrando toda la seriedad posible ante el trabajo de su amado pero, al mismo tiempo, sin poder ocultar su alegría al ser retratada por su esposo. Esa expresión de inocencia que la hace ver aún más lozana y bella.

            Sin embargo, también podría ser, que el amor venía de los ojos de su marido, ya que la muestra excepcionalmente bella, es un retrato en que se muestra perfecta.

            Sé que los retratos son visiones subjetivas del autor y hasta de la persona a pintar, no era secreto que muchos pagaban para que el artista los embelleciera de sobremanera o, por lo menos, que suavizara sus defectos físicos.

            Pero no siento que ése sea el caso de este cuadro, a mí me da la impresión que la modelo era tan bella como la retrato el artista o, por lo menos, así de bella la veía él.
Karl F. Lessing "El Castillo del Caballero"

            Este cuadro de Hübner me conmovió por la gran muestra de amor que representa, ya sea de él, de su esposa o de ambos. Como quiero que lo contemplen en toda su magnificencia, baje la imagen de Internet, porque mi foto salió demasiado brillosa ¬_¬.

            Como este ensayo ya se extendió mucho (o sea, normal en el rollero de mí), me veo la penosa necesidad de cortarlo en esta parte y continuar en un segundo ensayo que, casualmente y por única ocasión, será publicado en el mismo día que esté (¿A qué no se lo esperaban?) O_ó.


            Hebert Gutiérrez Morales.

Expresiones Artísticas Berlinesas (Parte dos: las alternativas)

Johann M. Von Rohden "Cascadas cerca de Tívoli"
            Continuemos con este recuento por las distintas expresiones artísticas que encontré en la semana que pase en la capital alemana. En esta segunda parte van a poder ver expresiones que van de lo sublime a lo ridículo pero, al final, todas son parte de la identidad tan polifacética que representa una de las ciudades más interesantes que puede haber: Berlín.

            Quiero mencionar también que éstas son las expresiones que a mí me gustaron, porque vi muchas obras de arte egipcias, griegas, romanas, prusianas y demás culturas en Museos como el Pergamon, el Neues Museum, el Altes Museum, el Museo de Historia Natural, el de la DDR, el de la Stasi y demás Museos pero a mí no me impactaron, así que no los incluí aquí.

Bode Museum
            Por cierto, al publicar ambos ensayos el mismo día, estoy haciendo algo que siempre quise y que nunca pude realizar antes: dejar la primera parte arriba de la segunda. Llámenme neurótico (porque lo soy) pero es que el orden correcto debe ser el uno arriba del dos. En fin, manías mías, mejor sigamos con el recuento.
            
            Bode Museum

            El Museo Bode también forma parte de la Isla de los Museos y tuve la mala fortuna que algunas de sus exposiciones más vistosas estaban en mantenimiento (Scheisse!).
Interior del Bode Museum

            Aunque tampoco me perdí de mucho, porque la mayoría de las exposiciones de este Museo es de arte sacro, el cual no me interesa en absoluto, es más, me parece bastante desagradable.

            Si este museo no me fascinó ¿Por qué demonios lo estoy mencionando en este ensayo? Por la magnífica recepción.

            Cuando vas en dirección al Museo, en realidad, no te llama mucho la atención, se ve grande y elegante pero nada que te impacte, de hecho la entrada del museo es muy sobria en comparación a otros.
Otra vista del interior del Bode Museum

            Tal vez por esa austeridad es que no te esperas el madrazo que recibes al entrar al mismo: Es impresionante, la cámara de la entrada parece la recepción de un palacio, con escaleras a los lados, una estatua magnífica al medio y detalles que denotan tiempos de una realeza antigua.

            La ventaja de todo esto es que pueden acceder a esta parte sin pagar, porque te checan el ticket después de esta cámara así que les recomiendo, ampliamente, visitar el Museo Bode por su cámara de recepción, sacar muchas fotos y ahorrarse el resto. A menos que les guste el arte sacro porque, de ser ése el caso, sin duda lo van a disfrutar bastante (lo cual no pasó conmigo).
Muestra de que los alemanes tienen sentido del humor

            Arte callejero

            Sin contar la sección que viene más adelante de East Galerie, a veces me encontraba con expresiones artísticas callejeras, algunas en forma de anuncios publicitarios, algunas otras de manera involuntaria. Lo malo es que no en todas me puse vivo y sólo le pude sacar foto a un par de ellas.

Una postal muy berlinense
            Por ejemplo, un anuncio sencillo pero que te pone de buenas de inmediato es éste que encontré mientras iba caminando hacia Checkpoint Charlie y que la traducción dice “Ja ja ja” mostrando una risa para después decir de forma tajante “¡No!” Esta expresión cómica me resultó tan curiosa en Berlín que no pude evitar sacarle una foto, me sorprendió encontrarme algo tan ocurrente en Alemania (Sip, lo siento, el prejuicio de que son fríos y cuadrados lo tengo tatuado en la cabeza).

            Por otro lado, el arte no siempre debe ser con intención. En nuestro camino a la “Topographie des Terrors”, mi amiga Dani me hizo notar esta bicicleta tan mona con sus flores, estacionada justo frente a un teatro. Una postal muy berlinesa que sin querer, y a mis ojos, califica como arte.

Reinhold Begas "Pan confortando a Psique"
            Esculturas

            Si no soy (era) fan de las pinturas, mucho menos de las esculturas, tal vez porque la gran mayoría que he visto son ésas que fueron rescatadas de antiguas ruinas y que sólo te muestran incompletas o restauradas.

            En la Alte National Galerie, me encontré con esculturas excelsas, hechas con un detalle maravilloso y tan reales que sólo les faltaba hablar.

            El artista principal de estas esculturas es Reinhold Begas, aunque también voy a incluir una impresionante de Eduard Müller.
Eduard Müller "Prometeo"

            Sé que las esculturas de épocas antiguas son importantes e interesantes por conocer pero, sin duda alguna, cuando ves una obra cuidada, original y con tanta genialidad, uno aprende a apreciar esta forma de expresión artística.

            Horst Strempel

            Dentro de las obras de Checkpoint Charlie, sin contar la foto de mi amigo Conrad Schumann, sin duda alguna la que más me impacto es “Frau an der Mauer” (Mujer en el Muro) de Horst Stempler.
Horst Stempler "Frau an der Mauer"

            Es conmovedora la escena en donde se nos muestra a una mujer llorando con desencanto y desesperanza, destinada a un futuro incierto y oscuro, sin ninguna posibilidad de escape, aunque no se nos dice de qué lado del muro está, ya que perfectamente podría haber estado del lado occidental y llorando por alguien amado que se quedó en el lado oriental.

            Hablando con la verdad, a mí me valió pepino por quién lloraba la mujer, ya fuera por ella o por sus seres amados. Lo que a mí me llego profundamente es la pasión con la cual chilla, esa energía y motivación infinitas para llorar hasta quedarte sin lágrimas, como si esa purga de líquido te ayudara a extirpar tu dolor, como si eso ayudara a resolver el problema.
Jakob P. Hackert "El Templo de Venus en Baja I"

            Sabemos que llorar no ayuda a resolver nada, pero no podemos negar lo aliviado que se siente uno después de hacerlo con profunda intención. Cuando vi dicho cuadro envidie a dicha mujer, porque he estado buscando desesperadamente volver a llorar así y, por desgracia, no he podido y hasta inválido me siento de no poder hacer lo que antes me salí con facilidad pasmosa y hasta chocante.

            ¿Su “Santidad” Michael Jackson?

            Siempre escuche la expresión “Su majestad Michael Jackson” debido al mote del Rey del Pop, pero nunca creí que llegáramos al extremo de canonizar al difunto cantante.
San MJ derrotando a Satanás (Kreuzberg)

            Caminando por Kreuzberg, rumbo a unas hamburguesas muy ricas, me topé con una imagen que sólo había visto de reojo pero, mi cerebro proceso rápido, me tuve que detener y corroborar lo que creí que era un error de percepción.

            Y ahí estaba: una imagen de “San” Michael Jackson derrotando a Satanás, esto enmarcado en una ofrenda de flores. Me quede perplejo (por no decir pendejo), no sabía si reír o llorar. De hecho me pregunté “No sé si esto es arte o es una nacada, pero no puedo evitar sacarle una foto”  así que aquí tienen la evidencia de que en el mundo hay para todos los gustos.
Ofrenda a MJ en el Tiergarten

            Pero la glorificación del Señor Jackson no acabó ahí, ¡Nooo!

            Casi todos los días salía a correr por el Tiergarten (lugar hermoso, cabe mencionar). En una de esas, mientras iba embobado por las distintas estatuas, me encontré con una ofrenda al Rey del Pop.

            La ofrenda estaba algo austera pero con mucho sentimiento, mostrando fotos, pensamientos, unas hojas, una plantita y, sobre todo, la devoción y el cariño con el que fue hecho por la(s) persona(s) responsable(s) de la misma.
August Kopisch "Lagunas Pontinas al atardecer"

            Ésta ya no me pareció una nacada, al contrario, hasta me conmovió ver el amor que le pusieron a dicho homenaje a un artista yo también idolatre (en su momento escribiré un ensayo sobre él).

            Arte en Chocolate

La Puerta de Brandenburgo de Chocolate
            En la zona de Gendarmenmarkt hay una chocolatería muy tradicional, fresa, atractiva y enorme llamada “Fassbender & Rausch”. Se presumen como la chocolatería más grande del mundo, no sé si lo sean pero visitar dicho lugar sin dudas es el sueño de cualquier amante del chocolate, porque es ENORME y está lleno de puros chocolates.

            Independientemente que el chocolate es delicioso y accesible (hay desde los precios baratos hasta los prohibitivos), algo que te llama mucho la atención (y que notas después de que quedas idiotizado por entrar al paraíso del chocolate) son las esculturas de Chocolate.

            Son representaciones enchocolatadas de lugares distintivos de Berlin como la Puerta de Brandenburgo, el Gedächniss Kirche, el Parlamento y hasta un huevote de Pascua ó_O.
El Gedaechniss Kirche de Chocolate

            Ciertamente muchos no calificarían de arte a obras que fueron hechas para promocionar un negocio pero, ya que estuve en dichos lugares, yo sí los califico como arte debido al detalle y exactitud con el que las réplicas fueron hechas, además de la dificultad que implica hacerlas en chocolate. Lo único que sí me entristeció es que haya que tirar tanto chocolate en nombre del arte :’-(

            East Galerie (o East Side Gallery)

            Finalizamos con una expresión artística, cultural, social e histórica que conjunta el arte callejero con la historia política de Alemania: East Galerie.
Bandera Germanosemita en East Galerie

            Ubicado en una de las zonas más alternativas de la capital alemana, East Galerie es un tramo de poco más de un kilómetro del antiguo muro de Berlín, la cual no fue derrumbada exprofeso para que muchos artistas pudieran plasmar sus ideas en dicha construcción, lo cual resultaría muy significativo.

Dibujo Vudú en un Beach Bar de East Galerie
            Encuentras de todo en East Galerie, desde expresiones corrientes y sin chispa hasta genialidades que manejan una profundidad compleja. Ciertamente cada artista fue libre de expresar su sentir respecto al muro, la guerra fría, la desigualdad social, la unificación como humanidad, la crítica hacia el autoritarismo, el capitalismo, el socialismo, la libertad y tantos temas adyacentes al levantamiento y caída del muro de Berlín.

            Es una verdadera lástima que cuando fui ya no tenía el cuidado que tuvo durante mucho tiempo (según me dice Dani, que ella lo alcanzó a ver en plenitud hace un par de años). Actualmente las obras ya no son respetadas y todas han sido mancilladas por otros grafiteros más corrientes y sin vena artística, mismos que sólo lo hacen para aparecer en el muro ante la falta de talento de su parte.

Mucho amor en East Galerie ó_O
            ¿Por qué el deterioro de East Galerie? Es el clásico caso de qué fue primero ¿El huevo o la gallina? Me comenta Dani que van a tirar esa pared para construir un centro comercial. La duda que mi amiga no me pudo resolver es ¿Van a tirar East Galerie porque ya dejo de ser arte ante tanto gandul que se puso a pintarrajearlo? O debido al anuncio del centro Comercial ¿fue cuando los pandilleros estos se pusieron a pintarrajear las obras originales?

            Sea cual sea el motivo, es una tristeza que East Galerie tenga que desaparecer, ya que el arte no sólo lo componen artistas clásicos, históricos o reconocidos.

Breve Conclusión

Soldado dejando escapara a un niño a la RFA
El arte es todo aquello que se hace con pasión, con la idea de expresar algo a las personas presentes y a las que no lo están, y la idea del artista es que su obra le sobreviva y lleve su mensaje a otros en distintas tierras y distintos tiempos.

El arte es una expresión humana en la cual ponemos parte de nuestra esencia (a través de sentimientos, miedos, ilusiones, traumas, alegrías, experiencias, ideas y demás) que es la única forma en la cual podemos aspirar a la inmortalidad.

Artista no es sólo el que es publicado, publicitado o aplaudido. Todos tenemos la capacidad de generar arte, sólo que no todos no damos el chance de desarrollar al artista en nuestro interior.
Jakob P. Hackert "Paisaje en el Río"

Tal vez muchos tachen tu obra de corriente, sin sentido, sin clase o sin razón de ser. Eso no importa, el artista no debe crear para que el público le aplauda, sólo debe crear para expresar su sentir. Quien crea con la idea exprofesa de lucrar con su obra, no es un artista, es un mercenario. Y que conste que no es una crítica al que cobra, pero no es lo mismo crear con la idea de cobrar que crear con gusto y que además te paguen por hacer lo que disfrutas.

Giovanni Segantini "Regresando a casa"
Al bailar, al cantar, al escribir, al manejar, al comprar, al amar, al trabajar, al correr y prácticamente en cada actividad humana hay una posibilidad de hacerlo con arte. El hacer algo con pasión y entrega puede dar como resultado una obra de arte, a veces seremos el único espectador que lo aprecie, pero con eso es más que suficiente: la capacidad de reconocer la excelencia de tu actividad.


Hebert Gutiérrez Morales.

viernes, 18 de abril de 2014

Regresión (un “pasito” para atrás)

            ¿Saben? Creo que el haberla visto me afectó bastante.

            Al parecer lo poco que había avanzado valió pepino, porque siento como si recién nos hubiéramos despedido: Estoy inestable e insoportable (ya sé que soy así, quiero decir más de lo normal ¬_¬U)

            Tal vez ya los tengo hartos de este tema, y no los culpo, por eso voy a intentar avanzar en mis escritos para que éste se vaya al fondo y casi nadie lo lea.

            ¿Por qué sigo escribiendo sobre ella? No lo sé, tal vez por desahogo, tal vez para dejar evidencia escrita sobre mi sentir, tal vez porque es mi blog y escribo lo que se me antoja o tal vez, y es sólo un “tal vez” remoto, porque me gustaría pensar que ella lee todo esto que estoy escribiendo, que se entere que no la puedo olvidar por más que lo intento y que moriría por volverla a ver.

            ¿Volverla a ver? ¿Para qué? ¿Para volver a pasar de largo? ¿Para huir cobardemente? ¿Para volver a la dinámica por la cual me aleje de todo este asunto? ¿Acaso no puedo aceptar que jamás seré ni la mitad de importante para ella de lo que ella resultó para mí? ¿Por qué no puedo aceptar que ella nunca me vio con los mismos ojos con los que yo la vi desde la primera vez?

            Y así mis queridos lectores, con el ejemplo que acaban de corroborar, transcurren mis días, en una lucha entre los sentimientos y las razones, entre la cabeza y el corazón, entre la necedad y el amor, entre la dignidad y la rendición total. Por eso no tengo enemigos (o por lo menos no que yo conozca): conmigo basta y sobra para fastidiarme la existencia.

            Por ello me compre el Soundtrack de “The Bodyguard” con Whitney Houston, con mi bolsa de galletas de animalitos para cortarme las venas a gusto. Sé que no puedo flagelarme todo el tiempo, pero nadie me puede criticar por intentarlo.

Y en ese intento vano de distraerme, ayer fui al cine a ver a mi héroe (El Hombre Araña) y, aunque ya sabía que iba a pasar, me entristecí mucho con la muerte de Gwen Stacy, por eso acompañe al buen Spiderman en su dolor “Te comprendo Peter, te comprendo amigo mío”. A veces ni los superhéroes son capaces de quedarse con el amor de su vida. ¡Pobre Spidey!  :’-(

            Hoy volví a nadar, algo que me puso muy triste, y no por nadar en sí, ya que es una actividad que disfruto profundamente, si no por los recuerdos ¡los malditos recuerdos! De hecho tenía que regresar a nadar desde que cambió el horario (hace dos semanas), pero siempre encontraba alguna excusa perfecta para no hacerlo.

            ¿El motivo de mi resistencia? La última vez que fui a nadar aún salía con ella. Era típico, nos mensajeábamos mientras iba en camino a la alberca y también en el tramo de regreso. Era tan feliz.

            Por ese mismo motivo opte por irme sin celular a la piscina ¿Para qué llevarlo? No esperaba mensaje de nadie, por lo menos de nadie que me importe. ¿Quién podría importarme más? Es horrible que de pronto la vida te deje de interesar y, a pesar de todo, sigues viviendo ¿Por qué? ¿Esperanza? ¿Cobardía? ¿Necedad? ¿Estupidez?

            Siempre he dicho que correr me mueve las ideas y el nadar sentimientos. Tal vez por eso he corrido en exceso el último mes: para convencerme cognitivamente de mi decisión. Pero he corrido tanto que ayer tuve que recortar el tramo porque sentía el reclamo airado de mis piernas “Si sigues corriendo a este ritmo nos vas a quebrar”. Es por eso que ya no lo pude evitar y, como también ya me cansé de la bici fija, me obligue a ir a la alberca.

            Volviendo al tema. Nadar me mueve los sentimientos y, mientras avanzaba por el agua, un pensamiento me invadió de repente “¿Y si la buscas?”, hasta perdí la sincronización de la brazada y la pataleada del estremecimiento que sentí.

            “¿Estás loco? ¿Cómo se te ocurre? Además, después de ignorarla la semana pasada has enterrado cualquier esperanza” Es lo que pensé y, tristemente, seguí con mi nado mientras los gogles empezaron a acumular lágrimas.

            Terminé de nadar y me sentí a gusto. No puedo negar que estaba triste, creo que lo que más duele de todo son los anhelos frustrados. Así que camine hacia la casa y, aprovechando que era Viernes Santo y casi no había gente en mi calle (que de por sí es tranquila) me di el chance de recordarla y llorarle. ¿Saben lo reconfortante que resulta chillar al aire libre, a tus anchas, sabiendo que nadie te va a ver? Bastante.

            Me masacran los recuerdos: lo que dijo, lo que hizo, algunas miradas, algunos detalles. Me cuestiono mucho si lo que entendí era lo que ella me decía o lo malinterprete todo. Me aniquiló a mí mismo con todas y cada una de las veces que metí la pata con ella y cómo, de manera inexplicable, volvía al ruedo y recuperaba mis esperanzas. “¡Estúpido!” me digo “¡Ya no tiene caso que recuerdes todo eso!”

            Llegué a casa y, en una decisión que me sorprendió, me convencí de limpiar mi hogar. Me da pena escribir esto pero no por ello va a dejar de ser cierto: La última vez que limpié mi casa fue un par de días antes de despedirme de ella, después de esa ocasión, la depresión, los viajes y la apatía por seguir vivo me impedían limpiar mi morada “¿Para qué?” me respondía si avistaba una pequeña intención por hacerlo “Nadie me visita y nadie lo hará”.

            Ciertamente, al vivir solo, el desorden no es mucho pero el polvo se fue acumulando, así que mi casa agradeció la limpieza que le di y, no lo voy a negar, hasta orgulloso me sentí de haberla limpiado. Pero también fue un poco triste el hacerlo, ¿por qué? Por avanzar.

            Así como hoy nadé y limpie la casa por primera vez desde que me despedí de ella, también vendrán otras “primeras veces después de ella”, tal vez algún día vuelva a ir al cine acompañado, tal vez algún día vuelva a salir a bailar, tal vez algún día vuelva a desvelarme por alguien, tal vez algún día vuelva a darle ride a alguien, tal vez algún día vuelva a mensajearme con alguien hasta entrada la noche, tal vez algún día vuelva a salir con alguien y tal vez, sólo “tal vez”, algún día vuelva a encontrarle sentido a estos días que carecen del mismo.

            ¡Maldición! ¡Cómo la extraño! Sé que soy un estúpido, tanto por extrañarla como por dejarla ir, y eso me hiere de manera doble. ¿Por qué me la tuve que encontrar? ¿Por qué?

            ¿Cómo le hice para sobrevivir a Harumi? ¿Cómo le hice para lidiar con tanto dolor? Y ahí recuerdo que me involucré en una relación que no debía ser y que desembocó en un matrimonio fallido.

            Igual y ahora sería fácil encontrarme con alguien con quien casarme, pero ya arruiné mi vida en una ocasión y me quedó claro que no voy a volverme a relacionar con nadie que no me interesa. Así que ahora debo lidiar con las consecuencias de mis decisiones. Soportar ese sube y baja entre convencerme que fue lo mejor que pude hacer y entre los recuerdos y anhelos que me acribillan.

            Se dice que el duelo dura de tres a seis meses. Ya estoy por concluir el tercer mes, y no creo que termine pronto. Así que es factible que continúe con estos escritos patéticos como forma de desahogo.

            “Nada de esto importará en cinco años” me dijo una amiga recientemente. Y es verdad, recordando los problemas graves que tuve en su momento, si los veía un lustro después, hasta me reía de mí mismo por haberme preocupado tanto ¿Así será en esta ocasión? No sé qué responderme.

            Es factible que deba dejar de escribir sobre ella y así dejarla ir, pero ¿La quiero dejar ir? Eso dicta la teoría, pero los sentimientos no saben de teorías.

            Mientras sigo en busca de distracciones, por ejemplo ahora estoy enfocado en acabar los escritos sobre Berlín y Las Vegas. Además he encontrado a una Vlogger en YouTube que me encanta: Yoss Hoffman. Sus canales de JustYoss y YosStop me encantan. Es una mujer que, además de guapa, ve la vida como yo, y por eso veo todos los vídeos que puedo, porque es una quejumbrosa a mi estilo y hasta con lenguaje similar. A veces pienso “¿Ya ves? ¡Hay muchas mujeres allá afuera!” pero ese pensamiento me entristece y me contesto “No me interesa que haya muchas mujeres allá afuera, yo sólo quería a una

            Y bueno, hablando de distracciones, espero que San Francisco y Nueva York me ayuden a recuperar un poco de lo que habían logrado Las Vegas y Berlín. I hope so.


            Hebert Gutiérrez Morales.