sábado, 13 de abril de 2013

Incongruencia humana


            Además de ser una herramienta de comunicación y ocio, el Facebook es una forma invaluable de evidenciar la incongruencia y estupidez humana. Hace unos días ví una frase que no tenía pierde: “Empieza a aplicar en tu vida todo aquello que pregonas en el Facebook”.

            Es bien padre venderse como alguien evolucionado, que cree haber crecido y que es mejor humano que el resto al pertenecer a una consciencia superior, universal y suprema. Sin embargo, la mayoría sigue actuando de una manera “normal” (por no decir despreciable), por lo que siguen siendo los mismos seres comunes y corrientes que acostumbran fuera de dicha red social.

            Estoy totalmente a favor de anular las corridas de toros, las peleas de gallos, de perros, los circos con animales y todo “espectáculo” que implique sufrimiento de un ser vivo, ya que son algo denigrante e inhumano. Un día, después de postear algo respecto a las corridas taurinas, mi amigo Genaro empezó a cuestionarme “¿Acaso no es lo mismo comer carne? ¿Hay diferencia para el animal morir en un rastro o en el ruedo?”

            Es bien rico criticar a las corridas mientras te echas una rica hamburguesa de Carl’s Jr aunque, obviamente, es una actitud mustia. Criticamos las corridas de toros, en donde son asesinados cruelmente, pero también somos carnívoros que no sentimos indignación porque la res haya sido sacrificada en el Rastro, de hecho la disfrutamos profundamente cuando degustamos alguna arrachera o una rica picaña.

            Si en verdad estuviéramos afectados por el toro y su dignidad, lo mejor sería no comer carne y ser congruente con nuestra postura; así ya no es tan atractivo estar en contra de las corridas ¿cierto?

            Hablando de reses, mi amigo Beto ha vivido en India desde hace 18 meses. Es ampliamente conocido que las vacas en dicho país son sagradas, por lo cual no consumen su carne. Pero esa actitud se extiende más allá. Me contaba Beto que en alguna ocasión mató a un mosco que lo estaba molestando; este acto le causó una mirada reprobatoria por parte de los indios, ya que ellos consideran (por sus creencias) que todo ser vivo es una reencarnación de alguna alma humana. Hasta ahí todo muy bien, muy bonito, los Indios son un pueblo muy humano y profundo ¿Cierto? Resulta que en todos lados se cuecen habas.

            Beto también me ha comentado que vive en un país donde el machismo está fuertemente arraigado, actitud que se demuestra en distintas discriminaciones a las féminas. Por lo mismo, para el indio es muy importante tener hijos varones para que la estirpe se mantenga, sobretodo el primogénito sea hombre.

            Es tal su machismo que, Beto me comenta, uno de los mayores insultos en India es desearte que tengas muchas hijas “y que a todas las cases bien”, eso quiere decir que a cada una le tienes que proporcionar una buena dote para convencer al novio de casarse con ella.

            Por tal motivo, cuando los padres se enteraban que la primera en venir era una niña, hacían abortar a las mujeres. ¿Acaso no es una estupidez? ¿Ofenderte por la vida de moscas y vacas pero matas a tu propia hija? No soy mustio, admito que estoy a favor del aborto, lo que me molesta es que se adopte una pose de pueblo espiritual y respetuoso de la vida cuando aplican el aborto por razones machistas.

Para mí, es una idiotez que prefieran morirse de hambre antes de tocar a una vaca, pero es más idiota que la vida de dicho rumiante o de una mosca valga más que la de su hija, con la que no se tocan el corazón para abortar. Que aborten todas las veces que quieran, pero que no estén de falsos al presumir una actitud humanista de la cual carecen.

            Como no se va a cambiar la cultura de un día para otro, se ha prohibido a los doctores que informen el sexo del feto antes del nacimiento, esto para disminuir en la medida de lo posible los abortos.

            Pero no es necesario atentar contra la vida de alguien para evidenciar las grandes incongruencias en las que caemos día a día. Actualmente, en el trabajo, tengo dos quinielas para bajar de peso. Una en mi departamento actual y otra en el departamento anterior.

            No voy a especificar en dónde (aunque los afectados sí lo saben), pero ya nos tocaba el pesaje final para determinar al ganador. Como los integrantes de una de las quinielas no se habían aplicado en absoluto para bajar de peso, empezaron a exigir una prolongación de dos semanas.

            Esta actitud me molestó bastante (y se los hice saber) pero como fui el único que se opuso, arbitrariamente pospusieron la fecha del pesaje final dos semanas. “¿Acaso van a bajar en dos semanas lo que no han hecho en tres meses?” es lo que les pregunte, pero nadie tuvo el valor moral de contestar mi pregunta.

            Obviamente no va a haber mucha diferencia con dos semanas, por la falta de acciones para bajar o mantener su peso no se van a realizar sin importar que la fecha sea Enero del 2014.

Sin embargo nos encanta engañarnos como humanos, nos gusta tener una esperanza en dónde todo va a cambiar como por arte de magia. Aunque no se hayan esforzado en tres meses, creen que esas dos semanas van a ser distintas y “ahora sí” van a ser disciplinados. ¿Por qué proponen un reto para bajar de peso si no tienen la intención de llevarlo a cabo?

            Al vivir en un mundo de máscaras, me parece que el humano le da mucha importancia a lo que “debería” ser en lugar de aceptar lo que es. Nos encanta fantasear con lo que podríamos ser, porque nos apena lo que somos. Todas estas incongruencias son muestra de la sociedad mitómana en la cual vivimos y que hemos aprendido el patrón para adaptarnos fielmente al mundo de mentiras que hemos diseñado.

            Hebert Gutiérrez Morales.

4 comentarios:

miguel cañedo dijo...

La diferencia en el tema de las corridas de Toros, es que se asiste consiente-mente a una "Fiesta de Muerte" una Fiesta de Masculinidad exaltada en el traje de Luces, donde cualquiera de los dos Torero y Toro pueden morir. En la Fiesta se mata al toro en senda demostración de Masculinidad, el Macho enfrenta a la bestia y la mata... Ir y comer carne en alguna de sus presentaciones difiere, pues no se come la carne por el placer de saber muerto al animal, la motivación el origen es diferente. ¿Hacerte vegetariano te haría mejor persona? Serian las personas mas dóciles a la vida? mas sensibles? mas cocientes?

miguel cañedo dijo...

Quizá deberíamos comernos nosotros mismos...

Leo dijo...

Mi Hebert, en conclusión hay puro regordete en la dispo y el C. de P.


L

varelad1 dijo...

Hola Hebert,
Conciso pero preciso.
Tienes razón en todo, somos mustios, mentirosos, incongruentes, etc. etc.
Unos más que otros, unos conscietemente, otros cultural o religiosamente y otros mensos hasta inconscientemente.
Es nuestra naturaleza desde nuestros inicios, los humanos somos difíciles de entender, difíciles de tratar, difíciles de confiar, somos necios y egoístas desde el pecado original, etc. etc.
Se podrían decir miles de cosas a este respecto, pero concluyo con 2:
- No dejaría de comer carne porque me encanta.
- Los de Logística de VW son unos bolsones decidiosos. Especialmente los de C. de P. (tú ya sabes a quiénes me refiero)... Je je je
Un abrazo. Daniel